Periodismo, profesión de riesgo

Quisiera comenzar pidiendo disculpas a los/as lectores/as de México, Colombia… o cualesquiera otros países donde los cadáveres de periodistas son una atrocidad prácticamente cotidiana. Este post les va a defraudar, tal vez hasta les ofenda pero no es mi intención. Desde que ETA está de tregua permanente, cuando hablamos en España de cadáveres periodísticos lo hacemos en sentido figurado. Pero este hecho fundamental para la normalidad democrática no evita que siga habiendo individuos y organizaciones a quienes le da por desfigurar el semblante, física o moralmente, de quienes no comulgan con sus ideas o se pliegan a sus intereses.

En mi anterior post, les hablaba de la barbarie a la que sobreviví en la manifestación de la jornada de Huelga General del 29 M en Barcelona. Anoche Jordi Évole abordó el asunto en “La Sexta TV” con el reportaje “Poli bueno, poli malo“, en el que contextualizaba los desmanes del 29M entre los muchos que vienen ocurriendo en Barcelona desde que Felip Puig (CIU) se hizo cargo de la cartera de Interior en Cataluña y, por tanto, del mando de la policía autonómica (Mossos d’Esquadra). Puestos a contextualizar, no debemos olvidar los altercados en los que se está viendo envuelta la Ertzantza vasca, gobernada por un consejero de Interior socialista (PSV-PSOE) ni, por supuesto, la reciente actuación de la Policía Nacional en Valencia bajo el mando de una Delegada del gobierno del Partido Popular (PP).

Entre la prensa hubo un seguimiento considerable de la Huelga General, pero los periodistas y reporteros a quienes les tocó cubrir la noticia salieron especialmente mal parados. En la plaza de Cataluña de Barcelona, al menos un cámara de la cadena autonómica (TV3) fue agredido por la policía a pesar de ir correctamente identificado, unos reporteros de La Vanguardia sufrieron la ira de unos incontrolados, otros obligaron a un fotógrafo de la agencia Reuters a borrar las imágenes que había captado… Es curioso observar cómo los extremos se encuentran y acaban pareciéndose en lo esencial.

Testigo o mensajero, siempre incómodo

En realidad, durante el 29M la leña y la cizaña no fueron exclusivas de la policía ni se limitaron a la ciudad condal: me ha impresionado el testimonio de un reportero gráfico que la madrugada del 29M sufrió una agresión por parte de la policía en Merca Zaragoza, publicado en su blog personal “El Ventano”. El diario “El Pais” informaba de que un juzgado de Vigo había abierto diligencias penales contra cuatro policías que, encima, detuvieron ilegalmente a otro periodista agredido; un reportero de “Intereconomía TV” sufrió otra agresión por parte de un piquete “informativo” en Merca Madrid

También hubo agresiones morales o verbales sobrecogedoras, como la que sufrió Ana Pastor a través de Twitter por parte de un empresario valenciano para el que no me gustaría tener que trabajar jamás. A esta reconocida profesional, como la copa de un pino, de los servicios informativos de Televisión Española (TVE) deberían levantarle un monumento. Y no sólo por el talante y la inteligencia con la que respondió a esa provocación, sino especialmente por su estoicismo ante las declaraciones de Ramón Moreno, portavoz del PP en la Comisión Mixta de Control a la Corporación RTVE, quien la acusó de “convocar” y “jalear” la Huelga General por el mero hecho de hacer su trabajo: entrevistar a personajes de actualidad de un modo, con un tratamiento, ejemplar e impecable.

Las preguntas incómodas de Ana Pastor

El PP sigue “a piñón” su estrategia de amedrantar a los profesionales independientes. Formalmente cuestiona la “imparcialidad” de los servicios informativos de TVE pero, en el fondo, añora los “días felices” en que Alfredo Urdaci convirtió el Telediario en un remedo de, como se decía en tiempos oscuros que creíamos superados, “El Parte” del gobierno Aznar. Al principio, pareció salirles barato: Urdaci sólo tuvo que rectificar por orden judicial las insostenibles cifras que había dado sobre el seguimiento de la Huelga General del 20J de 2002 y, como peor trago, deletrear las siglas del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) en hora de máxima audiencia. Pero al final, Urdaci acabó de jefe de prensa de “Paco el Pocero” tras perder Aznar los papeles, y el gobierno, por su manipulación de los medios durante la trágica jornada del 11M de 2004.

La rectificación de Alfredo Urdaci en el Telediario de TVE

La justicia siempre llega tarde, cuando llega.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “Periodismo, profesión de riesgo”

  1. Fieldo Espro Says:

    En México, algunos no sólo pretender acallar a la prensa sino incluso a los adversarios políticos. Ver http://www.animalpolitico.com/animal-electoral/2012/04/17/seguiran-al-aire-los-spots-del-pan-sobre-criticas-a-compromisos-incumplidos-de-epn-ife/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: