¿Nos alimentan como al ganado? Sólo si nos dejamos

A raíz del impacto que me produjo la información que motivó mi post anterior, he estado curioseando por las últimas noticias y escándalos relacionados con la industria alimentaria. El panorama es desolador. Antes me parecía radical y paranoico afirmar que nos alimentan como a ganado pero, en realidad, cada vez es más cierto. Con una crucial salvedad: no podemos hacer recaer toda la responsabilidad “en el sistema” porque, al contrario que el ganado, nosotros tenemos una relativa libertad e influencia, como consumidores y como ciudadanos, cada uno de nosotros individualmente y mucho más si nos asociamos.

Este argumento también es relativamente cierto, resulta falaz cuando lo utilizan las autoridades reguladoras para hacer dejación de sus funciones, o por la industria alimentaria para transferir parte de su propia responsabilidad a las víctimas de sus manejos y a las autoridades complacientes: no somos del todo libres porque no jugamos en un plano de igualdad. La inmensa mayoría de la población no tiene la formación ni los recursos necesarios para decidir libre y conscientemente, ni tampoco podría afrontarlo económicamente aunque lo deseara. Ni el coste ni los medios necesarios para comer limpio y sano está hoy al alcance de la inmensa mayoría de la población humana.

Imagen sobre la industrialización de la agricultura intensiva

Imagen del post de Mónica Ortiz “Impacto de la agricultura y la industrialización” en el blog “Planet@ Sustent@ble”

Hay quien, ante los obstáculos y dificultades, tiende a tomar la solución más fácil: rendirse, asumir que “esto es lo que hay”. Pero yo hoy quisiera dejaros con un par de informaciones, o tres, para motivaros a hablar de ello como mínimo, buscar información y complicidades si disponéis del tiempo y la presencia de ánimo necesarios, asociaros e ir construyendo alternativas allá donde se pueda… Porque, aunque no sea fácil, siempre se puede hacer algo por lo que de verdad te importa:

  1. En los últimos años, los insecticidas neurotóxicos que se utilizan en la agricultura intensiva han matado al 30% de las abejas europeas. Asociaciones que agrupan a 20.000 apicultores llevan 16 años pidiendo la prohibición de su uso y, hasta ahora, lo único que han conseguido es que la Comisión Europea haya acordado pedir a los Estados miembros que prohiban durante dos años tres componentes de estos insecticidas (tiametoxam, imidacloprid y clotianidina) que se utilizan en los cuatro cultivos cuya flor resulta más atractiva para las abejas (maíz, colza, girasol y algodón). La campaña para salvar a las abejas europeas lleva recogidas unas 325.000 firmas a través de Change.org y permanecerá abierta hasta mañana, lunes 25 de febrero de 2013, cuando se reunirán los expertos de los Estados europeos para pronunciarse sobre la petición de la Comisión. Como recordaba recientemente César Javier Palacios en el diaro “20 minutos” y en su blog “La Crónica Verde“, tenemos experiencia en las consecuencias de persistir en el uso de sustancias nocivas: el DDT fue prohibido en los 70, tras una década de lucha, pero aún hoy es detectable en la leche materna humana (en España dobla la media europea); el uso veterinario del antinflamatorio Voltaren estuvo a punto de exterminar a los buitres de la India: mató al 95% de la especie en una década.
  2. Los panaderos exigen a las autoridades precintar las barras de pan para garantizar la  higiene”. ¿Cómo es posible que las panaderías pequeñas y medianas (Pymes) tengan que expresar su preocupación por la higiene y la seguridad alimentaria? ¿Y que tengan que solicitar el cumplimiento de una directiva europea, mientras el lobby de las panificadoras industriales se centran en socavar el mercado de la panadería tradicional con su “pan” prehorneado y congelado rebosante de aditivos y el beneplácito, por lo que parece, de una administración que dice velar por las Pyme y la salud pública? Yo, personalmente, intento hacer mi propio pan y, cuando no puedo, apoyo a los panaderos tradicionales y artesanos: su producto cuesta más, pero soy libre de elegir en qué me gasto el dinero y “sólo un necio confunde valor y precio”.
  3. Nestlé encuentra carne de caballo en sus productos” (y cientos de empresas más, pero se les hacía muy largo el titular). Si a la información anterior le chirría el contexto, esta fue redactada/traducida precipitadamente pero lo ensencial se entiende perfectamente: cuando industrializas el procesamiento de alimentos y subcontratas la mayor parte de los procesos, puedes estar vendiendo humo a millones de personas y no enterarte hasta meses después (salvo que sea humo venenoso o tóxico y acabes enfermando o matando a alguien, en cuyo caso puede que nos enteremos antes o nunca: ¿recordáis el caso de la intoxicación por aceite de colza desnaturalizado? Entonces ya hubo dudas, pero actualmente hay  evidencias que cuestionan aquella explicación y las condenas que justificó).
Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios to “¿Nos alimentan como al ganado? Sólo si nos dejamos”

  1. RosaMaNM Says:

    La alimentación ha cambiado, y no sólo la nuestra, también la de los animales. De repente después de casi media vida tomando leche y yogures me convertí en intolerante a esos productos. ¿Cambió mi metabolismo o la alimentación de las vacas, que antes comían hierba y ahora pienso prefabricado? Y cómo eso muchos ejemplos más creadores desde mi opinión de alergias e intolerancias varias.

  2. Marcelino Llano Says:

    Comprendo tu inquietud, yo también sufro una intolerancia a los lácteos (no sólo a la lactosa, también a las grasas lácteas). Al principio aceptaba la explicación de la medicina tradicional: “es normal” que ocurra en la edad adulta. Pero inmediatamente me empecé a dar cuenta de la cantidad de productos que “es normal” que utilicen la lactosa como conservante, o que sean rellenados con grasas lácteas para abaratar costes: prácticamente la totalidad de los embutidos, incluso la mayoría de los “artesanos”, y de la comida procesada. La pregunta definitiva fue: y si “es normal”, ¿por qué está aumentando la incidencia de esta intolerancia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: