Empalmado

Ya no damos ni pena, lástima 😉

Artículos de saldo / Jaime Poncela

El duque estaba empalmado porque nos la iba a meter. No firmaba duque empalmado por hacer gracietas de adolescente calentón, no; firmaba así porque sabía que al final de toda esta comedia de Rinconete y Cortadillo nos la acabaría metiendo hasta la empuñadura, como siempre han sabido hacer quienes tienes la sartén por el mando, el bate de béisbol entre las piernas y las manos libres para hacer el truco del trilero a todas horas. Nos la metió el duque porque en este país llevamos abiertos de piernas y con la popa en pompa varios siglos, aplaudiendo a monigotes coronados por muy ladrones, borrachos y puteros que sean. Igual es que, en el fondo, todos queremos ser como ellos y nos parece bien que el chorizo grande se vaya a su casa de rositas mientras el ratero de cuarta se pudre en el cuartón a la espera de nada bueno.

Ver la entrada original 341 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: